Objetos secuestrados en Panduro.
Wilson Aguilar