Una de las tapas de la revista digitalizada.
Cortesía