Apretones de mano: el lenguaje oculto de los presidentes

Actualidad
Publicado el 02/09/2019 a las 0h00
ESCUCHA LA NOTICIA

Texto: Mónica Briançon Messinger

Tengo la sensación, quizás prematura, de haber estrechado muchas manos a lo largo de mi vida. Algunos saludos fueron memorables y se fueron al archivo mental; otros pasaron directamente al Ctrl -Alt –Spr, y fueron desechados para siempre.

Este ritual es antiguo, milenario e imperial, pues se usaba en el Imperio Romano y en otras latitudes que reconocían en éste a una manera de entenderse sin siquiera usar las palabras.

Los apretones de manos que aparecen en este recuento no son otorgados por cualquier personaje, sino por quienes marcaron y marcan la historia de Bolivia, pues estuvieron en funciones de vicepresidencia o presidencia del país.

Sólo una de ellas fue mujer y es con quien inicio este relato, no ella per se sino lo que dijeron sus manos. El resto de los protagonistas son hombres de distintas y distantes tiendas políticas.

La marca que he recibido ha sido indeleble, bien porque el personaje viene rodeado de una energía política o porque, precisamente su energía no es de la mejor y se ha llegado a notar también en la forma en que extiende la mano. A unos los conocí sólo una vez, con otros coincidí varias veces.

 

 

000_apw2002091172031.jpg

Exmandatarios Lidia Gueiler, Gonzalo Sánchez de Lozada
AFP

1989, EL AÑO QUE DI LA MANO A LIDIA GUEILER TEJADA

Ese domingo no amaneció como cualquier otro. Amaneció sin bocinas o autos circulando, porque, al contrario de muchos domingos, ese 7 de mayo se realizaron las elecciones generales y como es habitual el auto de buen gobierno dictó la medida de siempre, días antes no debía emitirse propaganda política alguna, también reinaba la ley seca y se prohibía la circulación de automotores.

Sin embargo, ese frío domingo gocé del privilegio de circular en automóvil, ya que hice una de mis tantas prácticas estudiantiles y tocó hacerlas para Radio Centro. Obtuve una credencial de prensa.

Dimos varias vueltas por la ciudad, buscando la noticia, la novedad, y por supuesto el famoso conteo en boca de urna sobre los resultados electorales iniciales.

En una de esas vueltas, nos topamos con Doña Lidia Gueiler Tejada, quien fue la presidenta interina de Bolivia desde 1979 a 1980. Energía potente e intensa, fue la que emanó de sus manos cuando estrechó las mías. Casi ciega, tuvo que acercarse mucho para ver a la persona que la quería entrevistar.

No recuerdo exactamente las palabras que me dijo, pero si recuerdo el fogonazo que sentí al estrechar su mano. Ella me preguntó, ¿cómo está usted? Y me hizo sentir como periodista importante. Conseguí el cometido, una entrevista en exclusiva donde ella exhortaba a las masas a cuidar la recientemente ganada democracia en el país y celebraba los comicios presidenciales que se realizaron ese año, en una paz y tranquilidad que Bolivia no había tenido hacía más de una década.

El resultado electoral fue que ningún candidato obtuvo más de la mitad de los votos, y correspondió al Congreso Nacional designar al presidente entre los tres candidatos más votados, siendo elegido Jaime Paz Zamora.

 

1994, LA PEZ MANO DE GONI

Pasaron varios años desde ese encuentro con la exmandataria y fue el turno de estrechar la mano de Gonzalo “Goni” Sánchez de Lozada.

En esa ocasión el apretón de manos no fue porque buscaba sostener una entrevista con él, sino porque, por esos azares de la profesión, me tocó estar en un escenario de la Feria Internacional de Cochabamba. Me pidieron que portara unas distinciones destinadas para destacar a los expositores y el encargado de entregarlas era precisamente el expresidente, junto con otras autoridades de la feria y de los empresarios privados.

En el escenario los sucesos se fueron dando como en todo acontecimiento protocolar.

Una vez que el acto terminó, tocó abandonar la escena para disfrutar entre todos de un cóctel y fue en ese momento que el exsecretario nacional de capitalización, Ramiro Ortega Landa, me presentó al presidente.

Recuerdo una mirada lánguida, hasta vacua, y una mano floja, parecida a un pescado muerto que al levantarlo puedes sentir su peso, pero no su vida. Algo fofa, carente de vitalidad, como escapando al destino, o lo que algunos expertos consideran como un saludo que revela una falta de compromiso, indiferencia e incluso debilidad.

Para mí, tras esa blanda y fugaz sensación, lo más sensato era huir tras bambalinas que continuar saludándolo y sostener su mano, porque uno se puede quedar sin palabras al sentir que ese apretón tiene más de hipocresía que de sinceridad.

 

000_v94oc.jpg

Jorge “Tuto” Quiroga.
AFP

2001 Y 2004, EL CÁLCULO MENTAL Y RÁPIDO DE TUTO

Jorge “Tuto” Quiroga Ramírez pasó de la vicepresidencia a la presidencia a inicios del siglo XXI y a paso veloz promulgó varias leyes, entre ellas la de la doble ciudadanía que pueden poseer los bolivianos, transformándose en boliviano-españoles, boliviano-argentinos y otras combinaciones posibles.

Eso fue lo que me indicó cuando le tocó sentarse a mi lado en un vuelo de La Paz a Cochabamba. Me extendió la mano y se presentó. Era el 2004.

Evidentemente no era necesaria la presentación, Bolivia entera lo había conocido cuando asumió el mando de la nación el 7 de agosto de 2001. Pero, parece que tres años después, era necesaria la autointroducción.

En el 2001 lo conocí por primera vez cuando estábamos en el festejo por la efeméride de Cochabamba, de un 13 a un 14 de septiembre, cuando era tradicional que luego de la sesión de honor del Concejo Municipal, las autoridades, ciudadanos destacados y periodistas se daban cita en el Club Social para compartir una cena en honor a la Llajta.

En las dos ocasiones en las que lo conocí y sostuve su mano, entendí el mensaje que transmitía. Era firme al igual que su mirada. No rehuía y trataba más bien de sentar un precedente, una especie de antes y después de ese acercamiento donde no quedaría la duda de quién se trataba y quién estaba estrechando la mano.

Tuto quería eso, dejar una marca personal, compuesta por la mirada, el rápido cálculo mental, y la velocidad de respuesta ante cualquier tipo de duda o de comentario expuesto.

 

2006, LA MANO DEL COMPAÑERO EVO

El presidente Evo Morales Ayma, recientemente electo, estaba, por decirlo de alguna manera, de gira por el país. Y al poco de asumir el mando le tocó llegar a Cochabamba, en medio de un acto protocolar preparado por la Cámara Departamental de Industria.

Allí recibió los saludos, los discursos y las solicitudes del sector. El ambiente que se respiraba era distinto, con un tufillo a resquemor por parte de los empresarios que no sabían qué podían esperar del exdiputado y líder cocalero que los había puesto en jaque más de una vez con los bloqueos en las carreteras o los paros movilizados.

Después de los discursos y demás posibilidades de promesas por cumplir y pactos por realizar, tocó el tiempo de los saludos.

Y fue muy interesante no sólo darle la mano, sino ver los desesperados intentos de su edecán de retirar las manos de las personas que trataban de, al tomarse una fotografía con él, abrazarlo por la espalda.

Resulta que, por un tema de seguridad, no está permitido poner las manos por detrás del presidente. Pero para él la situación era diferente. Solicitaba a las compañeras de prensa un “abracen fuerte, compañera” porque así le gustaba a él.

Esta solicitud es, en algo, similar a la antigua Grecia y Roma donde se estilaba a saludar estrechándose las manos pero agarrando la muñeca de la otra persona y apretando fuerte, porque como explican José Zabala y Nazir Haffar (2010 y 2019) “cuando en las primeras etapas de Grecia, marcada por varios dialectos y subculturas, se encontraban dos aldeanos de pueblos diferentes en el medio del campo, o viajeros en los caminos desolados, lo primero que hacían era retirar sus dagas y ver cómo reaccionaba la contraparte. Si ésta mostraba signos de no querer pelear se procedía a guardar la daga y agarrar fuertemente la muñeca derecha del contrincante -en señal de que uno no retiraría su daga y lo apuñalaría a traición-, entonces ahí, podrían dialogar tranquilamente y saber si la otra persona tenía algo para intercambiar o comprar”.

El edecán no tuvo una tarea fácil. El presidente sí. Estrechó cuanta mano se acercó para saludarlo. A momentos solicitaba un pañuelo de papel para secarse sus manos, que luego estrechaban con una extraña mezcla de solidez y timidez. Algo raro en un líder que logró la presidencia con una mayoría de votos, sin necesidad de acudir a las componendas o alianzas. Tal vez ese retraimiento se producía porque recién empezaba a gobernar y aún no estaba transitando por los caminos del poder.

 

000_1cx67w.jpg

Carlos Mesa
AFP

2011 Y 2019, EL DICTADO DE MESA GISBERT

La oportunidad era inmediata. Ese día se presentaba la autobiografía del empresario y banquero Julio León Prado. El ambiente nocturno era frío porque el otoño ya había comenzado y los invitados se concentraban en pequeños círculos.

Poco a poco el ambiente se fue caldeando gracias a las charlas, las anécdotas y los recuerdos que se sostenían alrededor de la figura de León Prado, que comenzó a circular por entre medio de sus invitados. Uno de ellos era, precisamente, el expresidente Carlos Mesa Gisbert.

Mesa sobresale de entre la multitud. Por su altura, por la forma de desplazarse y porque, quiérase o no, emana carácter, quien sabe si gracias a sus vastos años de experiencia televisiva en su programa De Cerca o por el tiempo que estuvo al mando del país.

Lo cierto es que terminada la presentación del libro, y después de que él hubiera dado su discurso, mi editor me ordenó entrevistarlo.

Le hice la solicitud correspondiente, pidiéndole 15 minutos de su tiempo. Me dijo que sólo me concedería ese tiempo porque tenía otros compromisos. Le aseguré que no sobrepasaría y comenzamos la entrevista.

Para un periodista es una especie de sueño hecho realidad, no por la investidura que ostentaba Mesa, sino porque al hablar, lo hace señalando puntos, comas y comillas. Calificó a una de mis preguntas como una de las mejores que le habían hecho. Le pregunté si somos un país de ingobernables y me respondió que sí, que lo somos. La siguiente pregunta era obvia: “¿Volvería Ud. a gobernar Bolivia?” y dijo que no. Al despedirse dio el correspondiente apretón de manos. Manos grandes, contundentes y afirmativas con el saludo, sin esquivar a las preguntas del periodista que aprovecha hasta el último segundo concedido, para seguir inquiriendo.

Ocho años después nos hemos vuelto a encontrar en un desayuno para periodistas y directores de medios. Volví a efectuar la misma pregunta. La respuesta es distinta. Mesa si quiere volver a gobernar porque cree que tiene las posibilidades de hacerlo. El saludo sigue siendo el mismo de aquel entonces, no ha variado y hasta es posible que se haya asentado y forme parte de su estrategia de quien al ser candidato y político desea mostrar una base segura y estable.

 

Tus comentarios

Liga Boliviana - Tabla de Posiciones


Más en País

El director de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Reynaldo Yujra, aseguró que los depósitos en dólares en el sistema financiero serán...
Después de que la ONG chilena Grupo de Búsqueda de Vehículos dijo que el presidente Luis Arce entregó un auto robado en Chile al Conamaq, la Aduana Nacional...



En Portada
El fiscal anticorrupción, Franklin Alborta, amplió la investigación por el caso coimas en contra del exministro de Medio Ambiente y Agua, Juan Santos Cruz, por...
A medida de que el caso de pederastia de Alfonso Pedrajas (1943-2009) avanza y que aparecen las víctimas, también surgieron nombres de religiosos implicados,...

La diputada Pamela Terrazas informó ayer que  recibió varias denuncias contra curas  que abusaron sexual y físicamente de sus víctimas en Cochabamba, Sucre y...
Después de que la ONG chilena Grupo de Búsqueda de Vehículos dijo que el presidente Luis Arce entregó un auto robado en Chile al Conamaq, la Aduana Nacional...
El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, descartó ayer que convoque a las concejalas de la alianza Súmate, Daniela Cabrera y Claudia Flores, a dialogar,...
El director de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Reynaldo Yujra, aseguró que los depósitos en dólares en el sistema financiero serán...

Actualidad
Turquía se encamina a una segunda vuelta de sus elecciones presidenciales, después de que el presidente Recep Tayyip...
La diputada Pamela Terrazas informó ayer que  recibió varias denuncias contra curas  que abusaron sexual y físicamente...
El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, descartó ayer que convoque a las concejalas de la alianza Súmate,...
La represa de La Angostura, en el valle alto, se mantiene como la principal fuente de riego para los productores de los...

Deportes
El Club Tunari Élite de patinaje nació en 2016 como parte de un impulso para difundir y crear ambiente de la disciplina...
Un gol de Leonardo Villagra a los 49’ST le aguó la fiesta a Aurora, que ayer empató 2-2 ante Oriente Petrolero, en el...
Pasión Celeste y San Antonio iniciaron con el pie derecho la fase regional de la Copa Simón Bolívar, después de que...
Libertad Gran Mamoré derribó al último invicto del Campeonato de la División Profesional, tras vencer por 1-0 a The...

Tendencias
A pocos días de que comiencen en París las negociaciones para un histórico acuerdo global contra la contaminación...
La Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) lanzó el VI Torneo Nacional de...
Linda Yaccarino, próxima lideresa de Twitter, es una ejecutiva de medios bien conectada, cuyos lazos profundos con...
Bobi, el perro más longevo del mundo según Guinness World Records, cumplió 31 años el pasado 11 de mayo y su dueño,...

Doble Click
El emblemático grupo nacional Savia Andina conmemorar su cumpleaños número 48. Por tal motivo, sus integrantes...
Con un portafolio completo  de productos para el equipamiento del hogar en sus diferentes líneas, como ser tecnología,...
14/05/2023 Sociales
Santiago de Huata, población paceña situada en la provincia Omasuyos de La Paz, acogió a acuarelistas nacionales y del...
Es bueno seguir el camino de los grandes. Aunque no se pueda calzar la dimensión de sus huellas, en el itinerario se...
14/05/2023 Cultura