Los bosques bolivianos y el discurso verde del MAS

Actualidad
Publicado el 01/11/2021 a las 7h00
ESCUCHA LA NOTICIA

//Texto: Mónica Oblitas, especial para OH!

Fotos: Mónica Oblitas y Los Tiempos

Caricatura: Abel Bellido (ABECOR)//

A lo largo de casi 12 años, mientras el mundo avanzaba tortuosamente para lograr acuerdos contra el cambio climático y sus consecuencias, Bolivia siguió internamente el camino inverso. Pasó de ser la abanderada internacional de los derechos de la Madre Tierra a ejemplo de depredación de bosques. ¿Cómo ha llegado hasta aquí? 

En 2009, el Gobierno danés auspició la Conferencia de las Partes (COP) en su 15ava versión y miles de delegados y periodistas del mundo acudimos a la cita anual de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). Fue la primera vez que vi en persona al expresidente Evo Morales en uno de los salones de prensa del Bella Center en Copenhague. Hizo una entrada apoteósica, precedido por un séquito vestido con trajes típicos que ondeaba whipalas, acullicaba coca y coreaba “jallalla”. Dejó impresionados a los periodistas extranjeros con su exotismo. El primer presidente indígena de Bolivia dijo, además, que él era parte de la reserva moral del planeta, y que sería guardián “hasta con su vida” de la Madre Tierra. La presencia del entonces presidente venezolano Hugo Chávez, gran amigo de Evo, ayudó a impulsar aún más la figura de Morales como el “rebelde” del cambio climático, el defensor de la Madre Tierra, imagen que se venía gestando desde 2006 y que era crítica a los mecanismos de mercado que se manejaban dentro de la CMNUCC (1).

Pero Bolivia había sido el primer país en implantar el proyecto piloto indígena más grande del mundo de REDD+ (Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques), que está basado en la conservación de los bosques. Además, había liderado durante mucho tiempo las negociaciones al frente de la Coalición de Países con Bosque para buscar estrategias de posicionamiento dentro del mecanismo REDD+ (Ver recuadro 1). 

En la COP15, Evo Morales dio un giro radical a esa estrategia ambiental, reclamó la responsabilidad histórica de las grandes potencias respecto a las emisiones de gases contaminantes en el transcurso de su desarrollo, se desmarcó oficialmente de los mecanismos de mercado como REDD+ y exigió la creación de un tribunal ambiental. 

Morales repitió sin cansarse que Bolivia no mercantilizaría sus bosques porque la Madre Tierra era sagrada, y fue muy aplaudido en su posición. La imagen del indígena ecologista se estaba construyendo en el imaginario de la Convención. 

facebook_1635235790056_6858676015176929153.jpg

Evo Morales y la entonces Ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo en la COP16 en Cancún. 2010.

Una reunión débil y una cumbre fuerte

La COP15 de Copenhague dejó muy mal sabor de boca. El acuerdo que emergió de ella fue considerado débil, consensuado por Estados Unidos y China básicamente y no tomó en cuenta a los países en desarrollo. Fue tan decepcionante que apenas logró mantener vivas las relaciones multilaterales. 

Poco tiempo después de la COP15 de Copenhague, el gobierno boliviano convocó a la primera Cumbre Mundial de los Pueblos, que se realizó en Tiquipaya (Cochabamba) en abril de 2010 y de esa cumbre emergió el “Acuerdo de Tiquipaya” (2) que hasta ahora el país no ha podido cumplir. 

La COP16, 2010 al ritmo del mariachi

Luego de la cumbre climática en Dinamarca, en 2010 le tocó el turno a México de ser el anfitrión. La cordialidad mexicana hizo que esta reunión fuera distinta a la danesa. Otra vez Bolivia dio la nota.

Primero, uno de los puntos en la agenda era el rol de los pueblos indígenas y los delegados indígenas bolivianos tuvieron que ver la reunión desde afuera porque la Cancillería de Bolivia no había realizado los trámites de acreditación a tiempo. Y segundo, porque fue el único país que no suscribió el acuerdo que emergió de la COP16 siendo que los países de la entonces fuerte ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, creada en Cuba y de la que forman parte Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Ecuador entre otros) sí lo reconocieron. El Acuerdo de Cancún devolvió la fe a las relaciones multilaterales, estableció plazos para objetivos de reducción y estableció el mecanismo REDD+ 

La madrugada del sábado 11 de diciembre de 2010, luego de que la reunión se extendiera por más de 10 horas y de que el jefe de la delegación boliviana, Pablo Solón, interviniera varias veces rechazando el acuerdo, la presidenta de la COP16, la mexicana Patricia Espinosa, cerró el encuentro. 

Mientras eso ocurría en la plenaria, en el país la sequía hacía estragos y se había pedido ayuda urgente a Argentina y Brasil para apagar los incendios de la Amazonía. El entonces director de la ABT, Cliver Rocha, rogaba por lluvia y el Gobierno aseguraba la pronta compra de aviones y helicópteros para mitigar el fuego. Hasta ahora, 2021, no los tenemos y tenemos que alquilar alguno o depender de la ayuda internacional.

COP17, una odisea llamada Durban

En la COP17 del 2011, que se celebró en la ciudad africana de Durban, el vicepresidente Álvaro García Linera participó en la plenaria y René Orellana junto a Alexandra Moreira, que luego fue ministra de Ambiente y Agua, reemplazaron a Pablo Solón.   

García Linera dijo que los países en desarrollo no estaban dispuestos a ayudar a las potencias en la lucha contra el cambio climático si la condición para ello era mercantilizarse. “No seremos guardabosques de los países desarrollados”. 

En el otro lado del centro de convenciones y con la presentación de un video inédito de la represión policial a la marcha por el Tipnis en Yucumo, en septiembre de 2011, los dirigentes de la Cidob, Adolfo Chávez, y del Conalcam, Rafael Quispe, aprovecharon para brindar una conferencia de prensa. “Me da pena decir que hasta los negociadores bolivianos acá tienen un doble discurso”, decía Chávez. “Un presidente indígena que se dice defensor de la Madre Tierra, ha querido asesinarla traspasándola con un camino”, denunció Rafael Quispe. La duda sobre qué tan ecologista era en realidad el “Gran Jefe Indio del Sur”, como le decía Hugo Chávez a Evo Morales, ya se había plantado. 

La COP18 y los nuevos “bosques”

En 2012, Doha (Qatar) celebró la COP18. La conferencia sobre cambio climático, que afecta en general a los más pobres, se hacía en la ciudad con la mayor renta per cápita del mundo como para ilustrar las incongruencias de las negociaciones climáticas. 

En el lujoso Centro Nacional de Convenciones de Qatar, Bolivia presentaba formalmente su Mecanismo de Adaptación y Mitigación en Bosques, como una alternativa a REDD+, pero este mecanismo, hasta 2021, no tiene financiamiento internacional y muy poco interno. 

Mientras tanto en el país se promulgaba la Ley de Derechos de la Madre Tierra y se articulaba la segunda marcha por la preservación del Tipnis. Evo Morales había aprobado en julio de ese año la modificación del Decreto Supremo 26075, sobre Tierras de Producción Forestal Permanente, para ampliar las áreas de producción del sector ganadero y agroindustrial de Beni y Santa Cruz.

Varsovia y una dura COP19

Varsovia, una ciudad aún marcada por el Holocausto, alojó en 2013 la reunión sobre cambio climático, la COP19. La tónica del encuentro no estaba para escarceos diplomáticos (esta vez los delegados debían llegar al 2015 con propuestas concretas). Se habló mucho de la disfunción que existe entre la evidencia científica y la realidad política. Casi al filo del fracaso, y luego de un escandaloso abandono masivo de todas las ONG participantes del Estadio Nacional de Polonia, sede de la conferencia, se logró un acuerdo de último momento hacia un pacto global y vinculante en 2015 y se avanzó en el tema de REDD+. La delegación boliviana reforzó su posición antimercados, mientras se ubicaba como el segundo país sudamericano que más deforestación había sufrido ese año.  

Los cálculos de Evo Morales 

La COP20 de Lima, después de la reunión de Varsovia, fue un alivio, aunque el discurso del presidente Evo Morales estuvo lejos de ser apaciguador. Esta vez llamó a los pueblos “a tomar el control de sus gobiernos para defender la tierra”. Bolivia presentó oficialmente un nuevo mecanismo de distribución de presupuesto de carbono, con cálculos intrincados, tan complejos que, hasta ahora, en 2021, no terminan de aplicarse ni en Bolivia.

La COP20 de Lima tenía el rol de allanar el camino hacia la COP21 de Francia, que se realizaría en 2015, pero tuvo un resultado bastante decepcionante (5). 

La esperada COP21

En noviembre de 2015, días antes de que se inaugurara la COP21 en París, se cometieron varios ataques terroristas en la capital francesa y su suburbio de Saint-Denis, en los que murieron 137 personas y otras 415 resultaron heridas. Fue un comienzo triste y se pensó en algún momento que el encuentro se suspendería, pero el gobierno francés se negó a que estos ataques mermaran su imagen de líder ambiental.

Fue un evento muy arduo, pero como nunca se vio el trabajo diplomático de Christiana Figueres, en ese entonces secretaria ejecutiva de la Convención, del presidente de la COP21, el ministro Laurent Fabius, del secretario ejecutivo de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, así como del mismo presidente francés Francois Hollande, que sacaron adelante el llamado Acuerdo de París (6), que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 y que hasta el momento 192 partes de las 197 que forman parte de la CMNUCC han ratificado. Bolivia lo ratificó el 17 de septiembre de 2016.

En París participó Evo Morales, y la delegación estuvo a cargo de René Orellana, esta vez ya ministro de Planificación. La participación de Morales, nuevamente, estuvo en contra de los mercados. 

Marruecos y la COP22

El 2016, en Marrakech, se trabajó en la aprobación de un documento para redactar las reglas de cómo se iba a aplicar el Acuerdo de París. Entre los momentos de tensión más notorios estuvo la discusión entre Bolivia y Brasil. Bolivia, representada esta vez por Diego Pacheco, decidió bloquear el acuerdo final porque había un punto en el que tenía que ver si se ponía de acuerdo con los tiempos para presentar sus compromisos de reducción de emisiones. 

Mientras tanto, el país vivía una sequía histórica que obligó a racionar el agua en varios sectores de La Paz, se presentaban recursos de inconstitucionalidad contra leyes que permitían la exploración y explotación de hidrocarburos en reservas protegidas, se continuaba la lucha contra la construcción de la carretera en el Tipnis y contra los impactos ambientales de megaobras como las hidroeléctricas.

COP23 en Bonn    

Para el 2017, fue Fiyi el encargado de organizar la COP, aunque lo hizo en la ciudad alemana de Bonn donde reside el secretariado de la Convención Climática (CMNUCC), por cuestiones logísticas. 

Esta COP no tuvo grandes expectativas porque su trabajo era más que nada avanzar lo posible en la implementación del Acuerdo de París, estableciendo reglas. Por su parte, Bolivia, quien estuvo representada por René Ortuño, ministro de Medio Ambiente, y por Iván Zambrana, director de la Autoridad de la Madre Tierra como jefe de la delegación, mantuvo un perfil más bien bajo.

Bolivia ante el Tribunal

En esa COP23, los dirigentes del Tipnis denunciaron ante el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza (que se había creado en 2013 durante la I Conferencia Mundial de Los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida que se realizó en Cochabamba) la depredación que sufre su territorio por parte del gobierno del MAS. 

La actuación del Gobierno cuando el Tribunal dictaminó que violó “los derechos de la Madre Naturaleza y de los pueblos indígenas en calidad de defensores de la Madre Tierra”, ensombrece cualquier optimismo respecto a Bolivia y el tribunal climático que el país tanto reclamó en las plenarias. 

Los miembros de ese Tribunal que llegaron a Bolivia para evaluar la situación del Tipnis, fueron secuestrados durante horas en 2018 por colonizadores afines al gobierno y luego, tanto el gobierno de Morales primero y de Arce Catacora después, decidieron que ese Tribunal, según declaró la entonces viceministra de Medio Ambiente, Cynthia Silva, “es inexistente, bautizado por ONG que envían activistas para pasar por encima de los representantes indígenas legítimos”. Vale decir que el gobierno boliviano desoyó la sentencia del Tribunal (8). 

COP24 Katowice, Polonia

En 2018 el flamante canciller Diego Pary se dirigió a la plenaria en Katowice, Polonia, y continuó con el mismo discurso instaurado por Evo Morales, “los pueblos indígenas somos la reserva moral del mundo, desde Bolivia estamos contribuyendo en la construcción de un sólido marco para Enfoques No Basados en Mercados.” 

Aunque el discurso de Bolivia fuera repetitivo, el enfoque de esta COP fue diferente porque tuvo gran fuerza la perspectiva de género. 

El 2018 representó en Bolivia la antesala al gran desastre de 2019. Sin embargo, la tasa de deforestación ese año disminuyó levemente. Nadie, salvo los que estaban haciendo lobby político, podían calcular lo que sucedería al año siguiente. 

COP25, incendiarias decepciones

Comenzó con mal pie y fue la más larga en la historia de la CMNUCC. La COP25 de 2019, tenía que realizarse en Chile, pero por las convulsiones sociales en ese país terminó moviéndose a Madrid. Su resultado sólo dejó satisfechos a Estados Unidos, Brasil, Australia y Arabia Saudí. Al cerrar la plenaria Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, admitió sentirse decepcionado por los resultados de la COP25 (9).

En Bolivia el 2019 fue una pesadilla. El país perdió 5,3 millones de hectáreas por los incendios que se suscitaron durante julio a septiembre. Las llamadas leyes incendiarias (7), que promulgó el Gobierno de Evo Morales, no fueron derogadas durante el Gobierno de Jeanine Áñez y siguen vigentes en el actual Gobierno de Luis Arce Catacora. 

Si se cumple el Acuerdo de París, para el 2025 ya tendrían que estar recaudados 100.000 millones de dólares que ayudarán a enfrentar el cambio climático e impulsarán distintos mecanismos, como REDD+. Ahora, para la COP26, al frente de la delegación vuelve a estar Diego Pacheco, quien ya adelantó que sabe que “Bolivia no verá nada de ese dinero porque no participa en el juego tal y como se ha trazado alineando las políticas con el Acuerdo de París”. 

El presidente Luis Arce Catacora planteó propuestas para lo que será la COP26, que se desarrollará del 1 al 12 de noviembre de 2021 en Glasgow, Reino Unido. Aún no se sabe si Arce participará en ella.

“La necesidad de formular políticas que ayuden en la transición hacia un nuevo modelo económico y la distribución del presupuesto de carbono entre los países, con base en criterios de justicia climática y en función al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas” es la principal de sus propuestas.

Este 2021 el panorama en Bolivia no ha mejorado y llega a la cita climática con un récord de incendios forestales causados para ampliar la frontera agrícola y competir en los mercados. Este doble discurso ha convertido al país en una muestra de lo que no se debe hacer si se quiere preservar los bosques. Mientras, la idílica imagen internacional del indígena ecologista que le dio nombre y apellido a la Madre Tierra, ha quedado hecha cenizas.

¿Qué es REDD+? 

A través del mecanismo de Reducción de Emisiones por Deforestación y de Degradación (REDD+), los países industrializados compran bonos de carbono en mercados voluntarios o establecidos dentro del Protocolo de Kioto a los países que conservan sus bosques, induciendo de esta manera a su preservación. Para el 2020, más de 80 países de África, América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico, estaban desarrollando proyectos REDD+, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. REDD+ comenzó a gestarse en 2005 bajo iniciativa de Papúa Nueva Guinea y Costa Rica.

Ha votado 'Indiferente'. ¡Gracias por su voto!
Tus comentarios

Más en País

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Hilarión Mamani Navarro propuso mediante un proyecto de ley declarar a los "símbolos" como el "guardatojo y la...
La alcaldesa de El Alto, Eva Copa, y su homólogo de La Paz, Iván Arias, coincidieron este jueves en afirmar que el ciclo de Evo Morales en el Movimiento Al...
Tras el discurso del presidente Luis Arce por el Día del Mar, el Gobierno de Chile consideró que el mandatario boliviano tuvo un "cambio de tono", pero expresó...

En una entrevista a medios brasileños, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, afirmó que los errores del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez afectaron mucho a la oposición al MAS en...
El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó este jueves que no presentó su renuncia, como circuló en redes sociales, y aseveró que asistirá a la interpelación que fue anunciada por...
El diputado suplente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Rolando Enríquez Cuéllar, reveló anoche que pidió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) la anulación de la resolución de expulsión que la...
Los productores conminaron al ministro de Gobierno aclarar sobre quiénes se enriquecen con la coca.

En Portada
Tras el discurso del presidente Luis Arce por el Día del Mar, el Gobierno de Chile consideró que el mandatario boliviano tuvo un "cambio de tono", pero expresó...
La alcaldesa de El Alto, Eva Copa, y su homólogo de La Paz, Iván Arias, coincidieron este jueves en afirmar que el ciclo de Evo Morales en el Movimiento Al...

El alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, rechazó las denuncias en su contra que hizo este jueves el concejal Joel Flores sobre un contrato firmado en...
En una entrevista a medios brasileños, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, afirmó que los errores del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez...
La Alcaldía de Cochabamba emitió una convocatoria para contratar a un nuevo director de Movilidad Urbana a través de sus redes sociales. “¡Te estamos buscando...
El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Hilarión Mamani Navarro propuso mediante un proyecto de ley declarar a los "símbolos" como el "guardatojo y la...

Actualidad
Al margen de los efectos negativos del incremento del precio de la harina, Bolivia afrontará en 2022 un déficit de este...
La Comisión Europea (CE) condenó este jueves el lanzamiento de un misil balístico de largo rango por parte de Corea del...
El secretario de Desarrollo Productivo, Turismo y Cultura, Enrique Mendieta, informó hoy que la Alcaldía organiza el...
El presidente de la Fundación Feicobol, Antonio Torrico, indicó que esta institución tiene toda la documentación en...

Deportes
Luego de una primera fase en que los partidos no fueron vistos en Bolivia, la empresa Tigo anunció una grata noticia...
La 'Guardia di finanza' (policía de asuntos fiscales) de Turín (Italia), organismo dependiente del Ministerio de...
Diecisiete de los 32 billetes para el próximo Mundial (21 de noviembre-18 de diciembre de 2022) ya tienen propietario...
Japón se clasificó este jueves al Mundial de Catar-2022 al derrotar 2-0 a Australia en Sídney, una victoria que provocó...

Tendencias
Porque no sólo los viernes son de Kjaras, con esta receta puedes hacerla desde tu hogar cualquier día de la semana...
24/03/2022 Cocina
Egipto descubrió cinco tumbas "en buen estado y erigidas para altos funcionarios" en la necrópolis de Menfis, en  ...
Salud. La científica hondureña María Elena Bottazzi y el biólogo estadounidense Peter Hotez diseñaron la vacuna para su...
El majadito de Atún es una receta con mucha personalidad. Es un majadito convencional, pero en esta ocasión vamos a...
17/03/2022 Cocina

Doble Click
Liliana Colanzi (Bolivia, 1981), con su libro "Ustedes brillan en lo oscuro", ha ganado el VII Premio Ribera del Duero...
En conmemoración al Día del Mar, la Alcaldía de Cochabamba, a través de la Secretaría de Desarrollo Productivo, Turismo...
Proyecto. Se trata de una serie de publicaciones educativas orientada a acercar contenidos de la herencias orales y...
Proyección. La cartelera se actualiza con cintas del género del animé, acción, terror y comedia